La calidad del aire de Madrid en estado crítico: cómo mejorarla

5 min de lectura 23 feb. 22

Comunicación de Marketing

La calidad del aire en Madrid está en tela de juicio, y el tráfico de los vehículos es la primera causa de polución, una realidad que quedó patente durante la pandemia. Según estudios de Greenpeace, mientras los niveles de dióxido de nitrógeno rondaban los 47 puntos en enero de 2020, en abril del mismo año, con la ciudad confinada, descendieron a 12. El NO2 es un compuesto gaseoso contaminante formado por nitrógeno y oxígeno, y las regulaciones establecen los valores límite máximos de exposición desde el punto de vista de protección de la salud, que se miden en puntos.  Es cierto que la quema de combustibles fósiles, como carbón, petróleo y gas, tiene una incidencia mayúscula en la contaminación, pero, el uso del transporte privado es el mayor causante de polución en las urbes. Por ello, incidir en su descenso se posiciona como un factor determinante en la mejora de la calidad del aire.  

En base a esta realidad, en diciembre de 2021 entró en vigor Madrid 360. Esta iniciativa pretende impulsar la transición hacia sistemas de climatización más eficientes, la renovación de vehículos, el fomento del transporte público y la innovación en materia de sostenibilidad, con el fin de mejorar la calidad del aire, reducir la contaminación, impulsar la eficiencia energética y fomentar la electromovilidad. Además, para 2025, Madrid 360 propone que toda la ciudad sea declarada Zona de Bajas Emisiones de manera progresiva. Con todas estas medidas, las previsiones reflejan un reducción del 11,3% de los óxidos de nitrógeno, lo que equivale a 1.563 toneladas menos de óxidos de nitrógeno al año.

Madrid 360 está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas (un plan de acción a favor de las personas y el planeta a través de 17 ODS*), que apela a esta cuestión a través del ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles y el ODS 7: Energía asequible y no contaminante. Dicho objetivo pone especial énfasis en las tecnologías relativas a las energías limpias y renovables, lo que requiere aumentar la inversión en infraestructura energética y tecnologías limpias. Es decir, promover la transición energética.

* Si bien respaldamos los ODS, la ONU no refrenda nuestros fondos ni estamos afiliados a esta organización.

Pero mejorar la sostenibilidad de las ciudades, al igual que con el conjunto de los ODS, no puede depender en exclusiva de la iniciativa pública. El trabajo del sector privado resulta imprescindible. Las empresas deben integrar la responsabilidad social corporativa en su actividad, no como un anexo, sino como parte de su ADN, y entender de qué manera impacta en su entorno para orientar su cadena de valor al cuidado del medioambiente. Además, para lograr alcanzar los objetivos de la Agenda 2030, ambos sectores deben trabajar conjuntamente. 

En este sentido, M&G, con el fin de contribuir a la calidad del aire de Madrid, va a apadrinar 4 puntos de carga de coches eléctricos en el aparcamiento de Colón durante un semestre a partir del 21 de febrero. La gestora también estará presente a través de una campaña publicitaria de marca en tres autobuses que operan con gas natural comprimido. Con esta acción la firma pretende dar visibilidad al compromiso con la sostenibilidad de la urbe y apostar por promover el vehículo eléctrico en la ciudad y el uso de los transportes públicos como la alternativa necesaria a los combustibles fósiles.

Iniciativas individuales

La sostenibilidad también es responsabilidad de las decisiones cotidianas que cada persona toma en su día a día. Elegir el transporte público, optar por electrodomésticos con mayor eficiencia energética o reciclar, entre otras acciones influyen directamente en la mejora del medio ambiente. Y en este camino, nuestras decisiones de inversión también pueden contribuir al beneficio del planeta. Los fondos con consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza, conocidos bajo la nomenclatura ESG por sus siglas en inglés (Environmental, Social and Governance), no solo persiguen la rentabilidad, sino que también tienen en cuenta la responsabilidad y el respeto por el entorno.

El M&G (Lux) Global Listed Infrastructure es un fondo ESG que se enfoca en las infraestructuras necesarias para que funcionen las nuevas tecnologías, con especial énfasis en las renovables como el hidrógeno y la energía eólica y solar. Una oportunidad a raíz de las inversiones que los estados han aprobado en el último año. Ejemplo de ello, es el plan de 1,2 billones de dólares impulsado por Biden en Estados Unidos, o el fondo de reestructuración europeo. Solo en España en 2022, la inversión aumentará un 3,2%, desde los 11.473 millones de 2021 hasta los 11.841 millones. 

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras. El fondo puede estar expuesto a diferentes divisas. Las variaciones en los tipos de cambio podrían afectar al valor de su inversión.

La información ESG de proveedores de datos de terceros puede estar incompleta, ser inexacta o no estar disponible. Existe el riesgo de que el administrador de inversiones evalúe incorrectamente un valor o emisor, lo que resultará en la inclusión o exclusión incorrecta de un valor en la cartera del fondo.

El vehículo de M&G invierte en unas cuarenta compañías con vocación sostenible, y su enfoque de inversión comprende no solo activos físicos que satisfacen las necesidades de la sociedad entorno al agua, la electricidad o el transporte, sino también a empresas que desarrollan instalaciones educativas, sanitarias y telecomunicaciones. Al seguir los criterios ESG, el equipo gestor excluye a las empresas cuyos ingresos procedan en más de un 30% del carbón, energía nuclear, tabaco, alcohol, entretenimiento para adultos, juegos de azar y armas. Así como empresas que no respetan los derechos humanos o el medio ambiente.

El fondo tiene dos objetivos: proporcionar una rentabilidad total (la combinación de revalorización del capital y rentas) superior a la del mercado de renta variable global, en cualquier periodo de cinco años, aplicando Criterios ESG y Criterios de sostenibilidad; y

ofrecer un flujo de ingresos en dólares estadounidenses que aumente cada año. Al menos un 80 % del fondo se invierte en acciones de empresas de infraestructura y fondos de inversión de cualquier tamaño y procedentes de cualquier parte del mundo, incluidos los mercados emergentes. 

El fondo se gestiona de manera activa y el benchmark es el índice MSCI ACWI Net Return.

La inversión en mercados emergentes entraña un mayor riesgo de pérdida debido a la intensificación de los riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, normativos y de liquidez, entre otros. Por tanto, podrían presentarse dificultades a la hora de comprar, vender, custodiar o valorar las inversiones en tales países.  

Puesto que el fondo posee un número pequeño de inversiones, la caída en el valor de una única inversión podría tener un mayor impacto que si el fondo poseyese un mayor número de inversiones.

Por favor, consulte el glosario para obtener una explicación de los términos de inversión mencionados en este artículo.

Invertir en este fondo significa que se adquieren participaciones del mismo, por lo que no se está invirtiendo en el activo subyacente (ej., un inmueble o acciones de una compañía, que solo serían los activos subyacentes de dicho fondo).

Por favor tenga en cuenta que antes de tomar una decisión de invertir en este fondo, los inversores deben tener en consideración todas las características y objetivos del fondo tal y como se describen en el folleto.

Puede consultar la información de sostenibilidad relativa al fondo en este enlace.  

Para obtener más información acerca de los riesgos aplicables al fondo, consulte el Folleto y el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID).

Los puntos de vista expresados en este artículo no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. 

El fondo invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten renta fija o liquidez.

Noticias relacionadas