La flexibilidad, crucial para navegar la incertidumbre en 2021

9 min de lectura 3 mar 21

EXCLUSIVAMENTE PARA INVERSORES PROFESIONALES

  • Ante valoraciones elevadas e incertidumbre sobre el futuro, es más importante que nunca contar con un enfoque flexible concentrado en la generación de rentabilidad activa. 
  • El año pasado aplicamos una asignación táctica de activos extremadamente flexible, y creemos que 2021 no será distinto.
  • Nuestro enfoque activo de inversión en crédito ha sido una fuente constante de valor añadido para el fondo.

Un enfoque flexible para generar rentabilidad activa

El M&G (Lux) Optimal Income Fund es uno de los fondos de deuda más flexibles de la gama de renta fija wholesale de M&G. Desde que se lanzara la estrategia en 2006, hemos podido movernos con libertad entre clases de activo, incluidos el crédito con grado de inversión, la deuda high yield, los bonos soberanos y la renta variable (en este último caso hasta un 20% de la cartera). Creemos que un fondo plenamente flexible concentrado claramente en la generación de rentabilidad activa es más importante que nunca en un mundo incierto con valoraciones todavía elevadas. Hemos demostrado esta flexibilidad en varias ocasiones en el pasado, y el año pasado no fue diferente.

Comenzamos 2020 con una cartera relativamente líquida, en la que los activos libres de riesgo representaban más de un 30% del valor liquidativo del fondo. Sin embargo, cuando la pandemia de COVID-19 comenzó a afectar a los mercados financieros utilizamos rápidamente parte de nuestra liquidez para obtener exposición a áreas del mercado que de repente se habían tornado atractivas. Tal como ilustra el gráfico 1, elevamos la exposición sobre todo a tres clases de activos: bonos high yield (del 10% al 20%), crédito con grado de inversión a largo plazo (donde también añadimos 10 puntos porcentuales) y bonos ligados a la inflación (doblando asimismo nuestra apuesta). A medida que las cosas comenzaron a normalizarse, redujimos gradualmente el riesgo y elevamos de nuevo la liquidez. 

Las inversiones en bonos se ven afectadas por los tipos de interés, la inflación y las calificaciones crediticias. Existe la posibilidad de que los emisores de bonos no paguen intereses o rentabilidad del capital. Todos estos supuestos pueden reducir el valor de los bonos poseídos por el fondo. 

Los bonos high yield suelen entrañar un riesgo mayor que los emisores de bonos podrían no compensar mediante el pago de intereses o rentabilidad del capital.

Gráfico 1. Exposición a los bonos high yield, al crédito investment grade y a la deuda soberana ligada a la inflación

Fuente: M&G, 31 de enero de 2021. Tenga en cuenta que los datos de cartera se basan en fuentes internas, no están auditados y pueden diferir de la información que aparece en el informe mensual del fondo. La información puede ser objeto de cambios y no es garantía de resultados futuros.

Creemos que la volatilidad en los mercados financieros tiene potencial de trastocar las cotizaciones y de generar oportunidades para los inversores activos experimentados. Desde que se lanzara el fondo hemos tratado de identificar dichas oportunidades, y el año pasado no fue la excepción. 

Por ejemplo, operamos muy activamente en áreas del mercado de deuda donde los inversores pasivos no suelen poder invertir. El gráfico 2 muestra que casi un 50% de las 489 operaciones de compra realizadas por el equipo el año pasado fueron transacciones en el mercado primario o sustituciones entre bonos por motivos de valor relativo. Esto nos permitió capturar grandes anomalías de precio provocadas por la fuerte ola de ventas de marzo y por las intervenciones subsiguientes de los bancos centrales. Nuestro experimentado equipo de analistas de crédito también ha sido crucial para nosotros a la hora de navegar la incertidumbre de 2020, ayudándonos a diferenciar entre compañías de calidad y aquellas que seguramente se verán dañadas de forma permanente por la pandemia.

Gráfico 2. Operaciones de compra de bonos por categorías en (489 en total)

Fuente: M&G, 31 de diciembre de 2020. Los datos de cartera se basan en fuentes internas, no están auditados y pueden diferir de la información que aparece en el informe mensual del fondo.

Mirar al pasado, pensar en el futuro

La rentabilidad de cualquier fondo de renta fija tiene dos motores principales: riesgo de tipos de interés (duración) y riesgo de crédito (diferencial). Durante los últimos años hemos adoptado una postura de duración relativamente cauta, al considerar que la deuda soberana no ofrecía un flujo de rentas atractivo (muy alejado del nivel óptimo). 

Dado que los tipos de interés continuaron cayendo en todo el mundo, este posicionamiento bajo en duración mermó la rentabilidad relativa, sobre todo en los últimos dos años. La deuda corporativa, en cambio, ha sido un área en la que hemos añadido valor de forma constante gracias a nuestro enfoque flexible y concentración en generar rentabilidad activa, como describíamos antes (gráfico 3). 

Gráfico 3. Rentabilidad activa procedente de duración y diferencial

La duración del fondo ha mermado la rentabilidad relativa…

pero el posicionamiento en crédito ha sido favorable.

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Fuente: M&G, 31 de diciembre de 2020. Tenga en cuenta que los datos de cartera se basan en fuentes internas, no están auditados y pueden diferir de la información que aparece en el informe mensual del fondo. El 08/03/2019, los activos no denominados en libras esterlinas del M&G Optimal Income Fund —un OEIC británico— se fusionaron en el M&G (Lux) Optimal Income Fund, una SICAV luxemburguesa lanzada el 05/09/2018. Los datos previos al 8 de marzo de 2019 se refieren al OEIC. 

En adelante, consideramos improbable que un posicionamiento cauto en duración vaya a tener el mismo impacto negativo que en los últimos dos años. De hecho, pensamos que el potencial de subidas de la deuda soberana es limitado, dado que los bancos centrales han recortado sus tipos de interés hasta cero (e incluso niveles negativos en muchos casos), con lo que apenas tienen margen para recortarlos de nuevo. Por otra parte, el potencial a la baja de una cartera con demasiados bonos soberanos podría ser considerable, sobre todo en un entorno de inflación superior a la esperada. Por consiguiente, mantenemos un posicionamiento de duración defensivo (gráfico 4) y seguimos sacando partido a nuestros conocimientos y experiencia en crédito para intentar generar rentabilidad activa para nuestros clientes. 

El fondo está expuesto a diferentes divisas. Se utilizan derivados con el fin de minimizar el impacto de las variaciones de los tipos de cambio, ya que no siempre resulta posible eliminarlo.

Gráfico 4. Gestión activa de la duración 

Fuente: M&G, 31 de enero de 2021. Tenga en cuenta que los datos de cartera se basan en fuentes internas, no están auditados y pueden diferir de la información que aparece en el informe mensual del fondo. El 08/03/2019, los activos no denominados en libras esterlinas del M&G Optimal Income Fund —un OEIC británico— se fusionaron en el M&G (Lux) Optimal Income Fund, una SICAV luxemburguesa lanzada el 05/09/2018. *Los datos previos al 8 de marzo de 2019 se refieren al OEIC.

Posicionamiento actual de cartera 

Como comentábamos antes, mantenemos la cautela a la hora de asumir riesgo de tipos de interés (la duración del fondo era de unos 2,6 años a 31 de enero de 2021). Nuestra mayor convicción sigue siendo la deuda corporativa con grado de inversión de gran calidad (que representa un 39% de la cartera). No obstante, recientemente hemos reducido la exposición a esta clase de activos vendiendo algunos créditos de mayor beta que habían mostrado una evolución particularmente buena, y comprado algunas emisiones de mayor calidad. Los bonos high yield representan en torno a un 12% de la asignación de activos, y la exposición a la renta variable es del 4%, en línea con la media histórica. 

En cuanto a la exposición del fondo a la deuda soberana y la liquidez (39%), hemos trabajado muy duro con nuestros analistas de deuda emergente para elevar las posiciones en ciertos bonos soberanos emergentes (Rumanía, Costa de Marfil) al considerar que han quedado rezagados en la reciente recuperación. 

La inversión en mercados emergentes entraña un mayor riesgo de pérdida debido a la intensificación de los riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, normativos y de liquidez, entre otros. Por tanto, podrían presentarse dificultades a la hora de comprar, vender, custodiar o valorar las inversiones en tales países.

Gráfico 5. Rentabilidad del fondo por año natural (%)

  2020 2019 2018 2017 2016
Fondo (EUR) 1,4 6,8 -4,0 4,3 7,0
Índice de ref.* (EUR) 5,0 7,8 N/A N/A N/A
Fondo (USD) 3,1 9,9 -1,2 6,5 7,9
Índice de ref.* (USD) 6,5 11,0 N/A N/A N/A

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

* El  benchmark está compuesto por 1/3 Bloomberg Barclays Global Agg Corporate Index EUR Hedged, 1/3 Bloomberg Barclays Global High Yield Index EUR Hedged y 1/3 Bloomberg Barclays Global Treasury Index EUR Hedged, y se presentó como benchmark del fondo el 7 de septiembre del 2018.

El benchmark es un comparador frente al cual comparar la rentabilidad del fondo. Se trata de un índice de rentabilidad neto que incluye dividendos tras la deducción de impuestos retenidos. El índice ha sido elegido como referencia del fondo porque refleja mejor el alcance de la política de inversión del fondo. El benchmark se utiliza únicamente para medir el rendimiento del fondo y no limita la construcción de la cartera del fondo. 

El fondo se gestiona de forma activa. El gestor tiene total libertad para elegir qué inversiones comprar, mantener y vender en el fondo. Las tenencias del fondo pueden desviarse significativamente de los componentes del índice de referencia.

Fuente: Morningstar, Inc., a 31 de enero de 2021, clase de acciones A (Acum.) en EUR y A-H (Acum.) en USD, rentas brutas reinvertidas, en base a precios de cierre (price-to-price). La rentabilidad del índice está expresada en la divisa de denominación de la clase de acciones.  

Las rentabilidades previas al 7 de septiembre de 2018 son las del OEIC del Reino Unido equivalente, el cual se fusionó con este fondo el 8 de marzo de 2019. Las tasas de impuestos y los cargos pueden diferir.

El fondo permite el extenso empleo de instrumentos derivados.

Puede obtener más información acerca de los riesgos asociados al  fondo en el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID). 

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Related insights