Invirtiendo hacia la neutralidad de carbono - Enel

2 min de lectura 19 oct. 21

Dialogando con los campeones de las renovables a ambas orillas del Atlántico

La utility italiana Enel es otra empresa a la vanguardia de proyectos de energías renovables que comparte la filosofía de crecimiento sostenible. Además de ser un líder doméstico, también es una compañía global con una presencia significativa en los mercados de crecimiento a largo plazo de América del Sur. La estrategia de Enel combina una inversión significativa y creciente en renovables con la aceleración de la descarbonización. Su equipo directivo tiene previsto triplicar su capacidad de renovables de aquí a 2030, y anticipa que la energía eólica y fotovoltaica representará un 80% de su capacidad total de cara al fin de esta década. Asimismo, espera haber retirado completamente el carbón en 2027.

Facilitar el desarrollo de la movilidad eléctrica es otra iniciativa clave, manifestada en el mayor despliegue individual de estaciones de carga en Europa: Enel se propone multiplicar por cuatro el número de estaciones en todo el grupo en los próximos tres años, desde 186.000 a finales de 2020 hasta 780.000 en 2023. 

La empresa también está claramente comprometida con la devolución de liquidez excedente a los accionistas, y prevé un crecimiento del dividendo de como mínimo un 7% anual en los próximos tres años.

Iniciamos la posición en junio de 2018, cuando la preocupación en torno a la situación política y fiscal de Italia desencadenó una oleada de ventas indiscriminadas en la bolsa italiana, sobre todo en los sectores más sensibles a los tipos de interés. El negocio de Enel no está confinado al mercado doméstico, y este retroceso suscitado por el sentimiento nos pareció una oportunidad de compra. La acción se compró cuando ofrecía una rentabilidad por dividendo histórica superior al 5%, con potencial de crecimiento sólido y fiable de su flujo de repartos.

 

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión. 

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. 

El fondo puede estar expuesto a diferentes divisas. Las variaciones en los tipos de cambio podrían afectar al valor de su inversión. 

Puesto que el fondo posee un número pequeño de inversiones, la caída en el valor de una única inversión podría tener un mayor impacto que si el fondo poseyese un mayor número de inversiones.

Invertir en mercados emergentes conlleva una mayor probabilidad de pérdidas debido a mayores riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, regulatorios y de liquidez, entre otros factores. Podrían surgir dificultades en la compra, venta, custodia o valoración de inversiones en tales países. 

Otros riesgos asociados con el fondo se pueden encontrar en el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID) y el Folleto del fondo.

El fondo invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten en renta fija o liquidez.

Related insights