Un enfoque todoterreno de inversión en renta fija en un entorno de inflación creciente

3 min de lectura 29 nov. 21

En nuestra opinión, un fondo plenamente flexible concentrado claramente en la generación activa de rentabilidad es más importante que nunca en un entorno económico incierto como el actual, caracterizado por niveles de inflación crecientes y valoraciones todavía elevadas. La inflación es un desafío para todo inversor en renta fija, ya que unos precios crecientes pueden erosionar el valor actual de los futuros pagos de intereses que realizará un bono, así como la cantidad que recuperaremos cuando este llegue a su vencimiento.

El M&G (Lux) Optimal Income Fund es uno de los fondos de deuda más flexibles de la gama de renta fija de M&G. Se trata de un fondo estratégico «todoterreno», y desde que se lanzara la estrategia en 2006, hemos podido movernos con libertad entre clases de activos, incluidos el crédito con grado de inversión, la deuda high yield, los bonos soberanos, la deuda de mercados emergentes e incluso la renta variable (que puede representar hasta un 20% de la cartera). Creemos que esta flexibilidad nos permite sacar partido a cambios en el sentimiento de los inversores y poner énfasis en aquellas áreas del mercado de renta fija (y más allá) que ofrecen las perspectivas óptimas en cada momento. 

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la candad invertida inicialmente.

Las inversiones en bonos se ven afectadas por los tipos de interés, la inflación y las calificaciones crediticias. Existe la posibilidad de que los emisores de bonos no paguen intereses o rentabilidad del capital. Todos estos supuestos pueden reducir el valor de los bonos poseídos por el fondo. Los bonos high yield suelen entrañar un riesgo mayor que los emisores de bonos podrían no compensar mediante el pago de intereses o rentabilidad del capital.

Enfoque activo ante cambios en el entorno de tipos de interés e inflación

Al responder ante cambios en las expectativas de inflación y del precio del dinero, creemos que un enfoque activo y flexible en nuestra previsión de riesgo de tipos de interés (duración) y de deuda corporativa (crédito) ayuda a generar rentabilidad. 

Primeramente, desde una perspectiva de duración, creemos que la combinación de medidas de estímulo fiscal y monetario podría conducir a mayores niveles de crecimiento e inflación. A su vez, esto ejercerá presión sobre los bonos soberanos, y en especial sobre los de mayor vencimiento. Además, la deuda soberana no ofrece un perfil de rentabilidad/riesgo favorable: los tipos de interés están cerca de cero, con lo que ofrecen un potencial limitado de subidas de precio. En este contexto, la estrategia mantiene un posicionamiento de duración baja respecto al conjunto del mercado. 

En segundo lugar, creemos que la deuda corporativa sigue estando bien respaldada en un escenario de tipos de interés bajos, en el que los bancos centrales tratan de estimular la economía. En Estados Unidos, la inflación subyacente ronda actualmente el 4%1, mientras que los tipos de interés a corto plazo son casi cero. Esto significa que todavía falta mucho para que los tipos reales puedan acercarse a la inflación. Mientras persista esta situación, el crédito debería seguir estando bien apuntalado, con tasas de impago probablemente bajas en tal entorno. En la estrategia nos hemos alejado del crédito con grado de inversión denominado en dólares a favor de bonos corporativos europeos (de bancos), que nos parecen más atractivos. 

También hemos operado de forma activa en los mercados de inflación, comprando o vendiendo deuda soberana referenciada a la inflación (bonos indexados, o linkers en terminología anglosajona) a medida que tratamos de determinar el rumbo de la inflación en adelante. Por ejemplo, el año pasado compramos bonos gubernamentales estadounidenses ligados a la inflación (TIPS) a largo plazo, ya que descontaban un entorno de inflación muy baja, lo cual no encajaba con nuestra previsión de inflación. Este año nos hemos concentrado más bien en linkers japoneses y de la eurozona; hace poco recortamos la posición en estos últimos, ante una inflación superior a lo previsto y el aumento significativo de las expectativas de inflación. 

En el marco de nuestro mandato flexible y sin restricciones (en términos de sectores, instrumentos o índice de referencia) también hemos comprado algunas acciones de compañías activas en sectores cíclicos que tradicionalmente se han beneficiado de mejoras en la economía, como por ejemplo consumo discrecional, energía y salud.  

El panorama de crecimiento económico para el resto de 2021 y comienzos de 2022 nos inspira confianza, pero una consecuencia de la solidez de los datos económicos y laborales es el aumento de la inflación. Nuestra expectativa es que esta acabará siendo más alta y más permanente que en periodos de recuperación previos. En este contexto, no queremos tener demasiada duración en la cartera, porque las cotizaciones de los bonos soberanos caerán a medida que suben sus rentabilidades al vencimiento (TIR) como respuesta a las presiones inflacionarias. También hemos procurado no vernos atrapados en mercados de deuda corporativa sobrevalorados, aunque continuamos buscando oportunidades atractivas, sobre todo en los mercados de la Europa continental y el Reino Unido, y en sectores como el financiero. Creemos que los bancos son como el espejo de una economía: gozan de respaldo cuando la coyuntura es favorable, y sufren durante fases de debilidad económica. Actualmente nos hallamos en un entorno macroeconómico positivo, con lo que nos inclinamos por posiciones en bancos.

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Otros factores de riesgo a los que está expuesto el fondo figuran en el Folleto Informativo.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

El fondo permite el extenso empleo de instrumentos derivados.

Exclusivamente para inversores profesionales. Prohibida su posterior distribución. Ninguna otra persona o entidad debe utilizar la información contenida en el presente documento. M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G (Lux) Investment Funds 1 nº de inscripción 1551. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), el Informe de Inversión Anual o Provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente en inglés o en español al Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid o www.mandg.com/investments/professional-investor/es-es. Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto, que incluye una descripción de los riesgos de inversión relativos a estos fondos.  La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento financiero independiente. En virtud del proceso de notificación de cese recogido en la Directiva de distribución transfronteriza, M&G International Investments S. A. puede rescindir los acuerdos de comercialización. 

Información sobre tramitación de reclamaciones están disponibles en español en www.mandg.com/investments/professional-investor/es-es/complaints-dealing-process Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L 2449, Luxembourg. 

1 https://www.federalreserve.gov/monetarypolicy/fomcprojtabl20210922.htm 

Por Richard Woolnough

Noticias relacionadas