El desafío de alinear un fondo de inversión con París

5 min de lectura 19 jul. 22

Exclusivamente para inversores profesionales.

En este artículo, analizamos los desafíos de «alinear con París» un fondo de inversión, es decir, alinear un fondo con los objetivos del Acuerdo de París, y explicamos cómo los inversores pueden abordar dichos desafíos.

¿Qué es el Acuerdo de París?

El Acuerdo de París es un tratado internacional sobre el cambio climático, que se firmó en diciembre de 2015. El tratado supuso el primer reconocimiento público de que los incrementos de las temperaturas observados en las últimas décadas son el resultado de las emisiones de carbono acumuladas derivadas de la actividad humana.

Todos los firmantes del Acuerdo de París se comprometen a:

  • Mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 °C con respecto a los niveles preindustriales
  • Intentar limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C, ya que esto reduciría los riesgos e impactos del cambio climático
  • Velar por que las emisiones mundiales alcancen su pico lo antes posible
  • Reducir las emisiones posteriormente de acuerdo con los mejores datos científicos disponibles

Además, los firmantes deben presentar planes nacionales de acción climática, explicando cómo van a reducir las emisiones y contribuir a los objetivos del acuerdo. Cada cinco años se revisan los avances y se actualizan estos planes.

¿Qué significa que un fondo esté alineado con París?

Las cuestiones climáticas pueden tener un efecto importante en las finanzas de las empresas. Por ejemplo, por los riesgos físicos, el endurecimiento de la regulación o la reacción de la opinión pública. Por ello, los inversores tienen cada vez más en cuenta las cuestiones climáticas en sus decisiones de inversión. Algunos fondos de inversión han ido un paso más al intentar alinear sus carteras con los objetivos del Acuerdo de París.

Hay varias maneras de hacerlo. Una opción es adoptar un marco a nivel de la cartera. Los gestores de fondos deben medir las emisiones de toda la cartera y realizar un seguimiento de sus progresos a lo largo del tiempo, normalmente cumpliendo unas reducciones anuales predeterminadas. Por ejemplo, los parámetros alineados con París de la UE exigen una reducción anual del 7% de la intensidad de las emisiones.

Como alternativa, los gestores de fondos pueden adoptar un enfoque específico para cada compañía. Esto supone seleccionar empresas específicas por su contribución al Acuerdo de París. Por ejemplo, pueden ofrecer soluciones para reducir las emisiones a través de sus productos y servicios, o pueden haber aplicado objetivos estrictos para descarbonizar sus operaciones.

Los desafíos de los enfoques a nivel de cartera para la alineación con París

Los marcos a nivel de cartera pueden plantear una serie de desafíos para los inversores, que a la larga pueden frustrar el avance hacia la consecución de los objetivos del Acuerdo de París. En particular, los estrictos requisitos de reducción de emisiones anuales podrían llevar a los inversores a centrarse más en los criterios que en el impacto real de las empresas en las que invierten. Al fin y al cabo, simplemente con reducir las emisiones de la cartera no se contribuye necesariamente a reducir las emisiones del mundo en general.

Por ejemplo, la mayoría de las compañías que quieren reducir las emisiones no registrarán una reducción lineal y constante cada año. Al contrario, se registrarán saltos a medida que la empresa realice cambios, como el giro hacia la adopción de energías renovables o la implantación de un nuevo proceso más eficiente. Si el momento no es el adecuado, la compañía podría eliminarse de la cartera antes de que su buen trabajo surta efecto.

Además, un pequeño número de empresas puede generar la mayoría de las emisiones de la cartera, sobre todo si operan en un sector que se considere como un gran generador de emisiones como la producción industrial. El gestor del fondo puede sentir la tentación de limitarse a reducir su participación en estas empresas, mejorando los datos de emisiones de la cartera, pero sin lograr ningún impacto en el mundo real. De forma similar, podría sencillamente cambiar estas posiciones por compañías de bajas emisiones, como las empresas de software.

Nuestro enfoque

Creemos que la forma más eficaz de contribuir a los objetivos del Acuerdo de París consiste en adoptar un enfoque específico para cada compañía al construir la cartera. Al seleccionar las empresas, tenemos en cuenta sus emisiones, las medidas que están tomando para reducirlas y las soluciones que pueden ofrecer para ayudar a otros a reducir las emisiones. Esta información nos ayuda a determinar cómo contribuye una compañía a los objetivos del Acuerdo de París, cuál es la mejor manera de implicarse con ella, y también cómo podría beneficiarse de la tendencia a la descarbonización que esperamos que se mantenga durante décadas.

Como inversores de gestión activa, nos implicamos con las empresas para impulsar sus progresos. Por ejemplo, animamos a todas las compañías a que adopten objetivos con base científica para la reducción de emisiones. Son objetivos que se ajustan a lo que la evidencia científica más reciente considera necesario para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Dicho de otro modo, demuestran que una empresa está comprometida con el Acuerdo de París.

También podemos alentar a las compañías a mejorar la divulgación de información sobre su impacto medioambiental, o a alinear la remuneración de sus ejecutivos con parámetros climáticos. Y revisaremos sus progresos a lo largo del tiempo para comprobar que van por el buen camino o para abordar cualquier problema.

Mediante este enfoque, creemos que los inversores pueden contribuir al esfuerzo mundial para reducir las emisiones y limitar el calentamiento global, ayudando a la larga a los objetivos del Acuerdo de París.

El valor de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

Por John William Olsen

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Noticias relacionadas