¿Hemos llegado ya? - Episodio 3: La debacle de la diversidad

6 min. de visualización 18 ago. 22

La diversidad es el nombre del juego en los tiempos que corren, y con razón. Pero crear un entorno totalmente inclusivo requiere mucho más que establecer cuotas de género y una retórica grandilocuente: es hora de pasar de las meras palabras a la acción.

En el tercer episodio de la serie “¿Hemos llegado ya?”, Ana Cuddeford charla con Thembeka Stemela Dagbo, gestora de diversidad e inclusión.

Para Dagbo, quien ha hecho de la lucha por la igualdad universal una de sus principales prioridades, la diversidad y la inclusión significan, sobre todo, el empoderamiento para que todos puedan estar bien, con independencia de su origen social y económico.

“Creo que la diversidad y la inclusión suponen en realidad que comunidades desatendidas o subrepresentadas de la sociedad puedan participar plenamente en las economías en las que residen, independientemente de su género, raza u orientación sexual”, comenta Thembeka. “Tener un lugar de trabajo diverso e inclusivo no solo es algo agradable o lo correcto, sino que también se está convirtiendo en algo bueno para el negocio”.

Si te perdiste episodios anteriores, puedes verlos aquí.

El valor de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras. Los puntos de vista expresados en este vídeo no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. Es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente.

Noticias relacionadas